Junto a las vías del tren que atraviesan el pueblo por la parte oeste se encuentra la antigua ermita de La Tuda.

Los restos que se conservan del edificio corresponden a la cabecera de una antigua ermita ubicada junto al rio Pisuerga.

Lo que en otro tiempo fuera un templo, en fechas recientes ha sido restaurado y reutilizado como vivienda particular.

La cabecera del edificio puede calificarse como tardorrománica, fechable bien entrado el siglo XIII.