Villaescusa de Las Torres

“La Villa escondida al pie de las torres de la montaña”

 

Villaescusa de las Torres es, como su nombre indica, una villa escondida entre las moles calizas del monumento natural de Las Tuerces y el margen izquierdo del río Pisuerga, justo en los espacios en los que el Río comienza a introducirse por el agreste cañón denominado de La Horadada. Sobre un roquedo que se yergue junto al pueblo, los agentes meteorológicos han tallado un paisaje de formas caprichosas y retorcidas que se elevan sobre el caserío a modo de castillo encantado. El paraje nos invita a deambular y perdernos por el laberinto de callejos y pequeños cañones  horadados en la roca y dejar volar la imaginación entre las formas sugerentes y fantasmagóricas.

El paisaje es sin lugar a dudas espectacular pero en el pueblo hallamos también construcciones de especial interés y atractivo.

Una de ellas es una vivienda de grandes dimensiones con un magnífico arco en la puerta, un largo corredor con balconada y una fachada realizada con entramado de madera relleno de ladrillos colocados en espiga, constituyendo un magnífico ejemplo de arquitectura popular.

Existen en el pueblo varias casas solariegas construidas en piedra de sillería de excelente arquitectura que conservas escudos en los que se muestra la época de su construcción.

Este pueblo fue ocupado en épocas prehistóricas y buena muestra de ello han sido los numerosos los vestigios arqueológicos encontrados en abrigos, castros y cuevas que demuestran la existencia de dichos asentamientos primitivos.