“Lugar de pequeña lastra o piedra plana”

 

Lastrilla es una localidad Palentina situada en la comarca cántabra de Valderredible. Sus cuencas vierten las aguas al río Mardancho que las traslada hasta el Ebro, a la altura de la cercana localidad de Villanueva de la Nía.

Este pueblo ha permanecido en Palencia a pesar de estar internado en Cantabria por haber pertenecido a la jurisdicción del Marquesado de Aguilar y Villena.

Según varios estudios su origen como asentamiento humano se remonta a la Baja Edad Media, a juzgar por el material cerámico localizado en el pueblo.

En el año 1351, Lastrilla pertenecía a los dominios del cenobio de Santa María la Real, pasando en el siglo XV-XVI  a depender del marquesado de Aguilar de Campoo.

A la caída del Antiguo Régimen la localidad se constituye en municipio constitucional que en el censo de 1842 contaba con 4 hogares y 16 vecinos, para posteriormente integrarse en Villarén de Valdivia.